¿Qué es la diplomacia pública?¿Se puede aplicar en el ámbito interno?

La diplomacia, en su definición más amplia y en palabras del ilustre embajador Javier Pérez de Cuéllar es “el arte de poner apropiadamente en práctica la política exterior”, entendida como el conjunto de posiciones y acciones que adopta un Estado en su relación con otros Estados o en el seno de organismos internacionales con la finalidad de preservar su seguridad, sus intereses e influencia”

La diplomacia ejercida por los Estados se puede circunscribir, por sus actividades, en tres ámbitos: La diplomacia convencional, la cual consiste en los mecanismos utilizados por un actor internacional para gestionar su entorno. Por otro lado, la diplomacia tradicional que consiste en la gestión del entorno internacional a través de un compromiso y relacionamiento con otro actor internacional. Y finalmente, nos encontramos con la diplomacia pública entendida como una herramienta de la política exterior que tiene como objetivo fundamental el influir sobre el comportamiento de un gobierno en el exterior de forma indirecta, ejerciendo influencia sobre las actitudes de sus ciudadanos.

Para lograr estos fines, la diplomacia pública se ha desarrollado utilizando estrategias de comunicación que incluyen, entre otros, programas informativos, educativos y de entretenimiento ¿Alguien recuerda al Capitán América? 

A pesar que la diplomacia pública tiene un ámbito de aplicación muy vasto, se puede señalar que la finalidad de esta se puede desagregar, según Juan Luis Manfredi, entre tres objetivos principales:

El primero se refiere a buscar el desarrollo de la economía nacional a través del reconocimiento de la marca país, con la intención de favorecer e impulsar el comercio exterior. El segundo de ellos tiene relación con incrementar la influencia en el público extranjero, finalidad que muchas veces se asume como función principal de la diplomacia pública y consiste en aumentar el grado de influencia de un actor sobre las decisiones que se toman en la esfera internacional. Finalmente, el tercer objetivo que tiene la diplomacia pública es el refuerzo de la identidad nacional, tanto en los connacionales que residen en el extranjero como aquellos que se encuentran en territorio del país.

Sin embargo, frente a estas definiciones podemos preguntarnos, ¿tiene cabida la diplomacia pública en el ámbito interno? La respuesta es sí y tiene un efecto muy importante para poder alcanzar los objetivos propuestos por las Cancillerías.

Este nuevo fenómeno de la diplomacia pública en el ámbito interno y en las relaciones públicas, según Ashvin Gonesh y Jan Melissen, se explica por tres razones: en primer lugar, los gobiernos no pueden excluir a la población civil de los principales asuntos de política exterior debido a la participación que ésta tiene en los asuntos estatales. Segundo, el empoderamiento de la población civil exige una mayor rendición de cuentas y transparencia en la ejecución de la política exterior de los países. Y, por último, se puede decir que hay una tendencia a que los asuntos de la política exterior y la política nacional se encuentren cada vez más entrelazados. Muchas veces es difícil determinar cuando un tema nacional deja de serlo para pasar a ser un tema internacional y viceversa.

Es por esta razón que, si bien el concepto inicial de la diplomacia pública se refiere al ámbito externo de las relaciones estatales, recientemente se ha dado un enfoque de diplomacia pública también a los asuntos internos, usualmente llamados “asuntos públicos”. Así, el concepto de diplomacia pública aplicada al ámbito interno se ha fortalecido en los últimos años debido a la importancia cada vez mayor de los stakeholders nacionales que forman parte de las estructuras tomadoras de decisiones. Esta nueva tarea, en el entorno local, de la diplomacia pública complementa esta herramienta de la política exterior al darle una aplicabilidad más integral.

Anuncios

Acerca de jcpomareda

Estudiante de la Academia Diplomática del Perú, Licenciado en Ciencia Política y Gobierno, con mención en Relaciones Internacionales, por la Pontificia Universidad Católica del Perú.
Esta entrada fue publicada en politica exterior, Sin categoría y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s