El legado de Carlos García-Bedoya

Carlos García-Bedoya, ilustre diplomático peruano, dejó a través de su obra y práctica una serie de enseñanzas que marcarían la formación y el desarrollo profesional de muchas generaciones de diplomáticos peruanos. Su obra cumbre, “Política Exterior Peruana. Teoría y Práctica”, es un recuento de sus pensamientos y la forma cómo entendía que debería ser el desarrollo de nuestra política exterior. En las próximas líneas veremos cuales son las principales enseñanzas que nos dejó García-Bedoya. Espero que al final de este recuento compartan la idea que gracias a hombres como él nuestra Cancillería cuenta con el prestigio que tiene, el cual ha sabido siempre mantener.

Lo primero que nos señala el autor es que antes de buscar entender qué es la política exterior o su importancia, debemos tener claro que el Perú, como país, tiene intereses nacionales permanentes que se determinan gracias a factores como la identidad nacional, nuestra historia y nuestra geografía. García-Bedoya nos recuerda de la relevancia de identificar plenamente nuestros intereses nacionales y saber a cabalidad de donde provienen estos, hacia donde apuntan y de qué manera desarrollarlos. Este ejercicio propuesto es vital puesto que nos ayuda a plantear de una manera clara y realista cuales son las metas que tenemos como país y con qué recursos y/o capacidades contamos para ponerlos en práctica. Sólo así podemos definir un norte en nuestra política exterior.

Teniendo en cuenta este requisito previo, podemos conocer la visión de García-Bedoya de nuestra política exterior. Dicho autor señala que vivimos en un mundo donde todos los países tienen sus propios intereses y que al proyectarlos internacionalmente se encuentra con un sistema de interacción soberana que determina la política internacional. Por lo tanto, si se quiere velar por los intereses nacionales en este sistema internacional, debe ser a través de una política exterior debidamente diseñada y articulada. García-Bedoya dice que esta política exterior está basada en lineamientos determinados por el profundo conocimiento de los intereses nacionales, y que por ende, tiene objetivos que cumplir dentro de la interacción a la que es expuesta con las políticas exteriores de países. Entendida así, la política exterior es la proyección internacional de los intereses nacionales.

Una vez entendido el planteamiento central, es hora de conocer qué nos propone para desarrollar los objetivos de política exterior. Para él, la manera de desarrollar la política exterior del país es a través de las capacidades con las que se cuenten para poder negociar con otros actores internacionales y ejecutar las estrategias planteadas para el desarrollo de los intereses nacionales. Dentro de estas capacidades se encuentra el poder relativo que tiene un país y su capacidad de influir en otros privilegiando los intereses propios. Es preciso señalar que estas capacidades son dinámicas y que si no hay una gestión eficiente de ellas pueden perderse.

Como resultado de lo mencionado anteriormente, García-Bedoya propone que el objetivo primordial de la política exterior debe ser el aumentar las capacidades con las que contamos como país para poder tener las herramientas necesarias para velar por los intereses nacionales del Perú. Esta búsqueda del aumento de las capacidades incluye mecanismos para aumentar nuestro poder como país y así tener una mejor posición de cara a futuras negociaciones.

Por lo tanto, sabemos qué determina nuestros intereses nacionales, cual es la función de la política exterior, cómo podemos desarrollarlos y lo importante que debe ser aumentar nuestras capacidades para un mejor desarrollo de nuestra política exterior. Sin embargo, ¿será esto siempre posible? García-Bedoya nos dice que la única manera de desarrollar nuestra política exterior y preservar nuestros intereses nacionales será siendo siempre independientes. La manera por la cual el autor entiende la independencia no el carácter colonial que se podría pensar, sino es referida a no ser sujetos a influencias externas de potencias hegemónicas para así evitar desarrollar una política exterior alineada con intereses extranjeros que impidan un eficiente desarrollo de los propios.

Finalmente, me gustaría añadir que si bien cada uno es hijo de su época y que las coyunturas son cambiantes, los planteamientos de Carlos García-Bedoya trascienden un marco temporal y son vigentes al día de hoy. Por eso, está en nuestras manos el correcto e independiente desarrollo de nuestra política exterior.

Anuncios

Acerca de jcpomareda

Estudiante de la Academia Diplomática del Perú, Licenciado en Ciencia Política y Gobierno, con mención en Relaciones Internacionales, por la Pontificia Universidad Católica del Perú.
Esta entrada fue publicada en politica exterior y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s